miércoles, 24 de junio de 2009

Quien mal empieza

Si hay algo que amo (pero que AMO) es mi cama. La cama es ese lugar al que uno recurre cuando:
estando solo:
a) tiene sueño (por cuestiones lógicas)
b) tiene frío (hay algún lugar más calentito que la cama?)
c) tiene paja
d) tiene ganas de ver la tele en una posición cómoda
e) tiene ganas de jugar waka waka (tengo la compu a los pies de la cama)

O como diría el filósofo contemporáneo Homero J. Simpson, la cama se puede usar para dormir, comer y tal vez construir un fuerte. A ver, quién no hizo un fuerte con almohadas en la cama? quién no comió en la cama? ven que tengo razón.

y por otro lado, estando acompañado:
f) tiene ganas de cojer (a que nadie los invitó al lavarropas?)
g) un domingo (día paja por excelencia) pinta tomar unos mates
h) está nublado y no es necesario salir a la calle
i) hace frío (que mejor plan que quedarse acompañado, en la cama, calentito una mañana/tarde/noche de invierno?)

Y multiples etcéteras que, a esta altura, ya no tengo ganas de escribir (cabe aclarar que les estoy escribiendo desde la cama)
Otra cosa que es importante que sepan es que amo dormir casi tanto como comer con bajón y más que cojer... alguna vez tuve un diálogo (en la cama, dónde más?) con una mujer:

(Ella) - Que preferís dormir? o cojer?
(Yo) - Dormir, lejos
(Ella) - Segura?
(Yo) - Pero sí! vos cuando dormís podés soñar tranquila que estás cojiendo!!!

Podés soñar tranquila que estás cojiendo, que estás comiendo, que estás haciendo cualquier cosa, los quiero ver garchando con esa persona especial y, ahora que hace frío, con un submarino y medialunas en la mano... o haciendo calor, haciendo un 69 y de paso pegandole alguna que otra lamida al cucurucho de algún helado. (Recomendación para hombres heterosexuales y mujeres lesbianas: les pude leer la mente, manga de degenerados! no lo intenten!!!)

Son las 8 de la mañana... miré por la ventana cuando me fui a hacer unos mates y ví que estaba todo oscuro, los vidrios empañados... Me siento desubicada como un lemur al mediodía.

Otra cosa que me pone de la cabeza, además de que me despierten, es que me agarre esa mierda que tiene el asma, que te cierra el pecho y cada vez que querés respirar un poco más profundo (porque te falta aire, obvio), te agarra esa tos horrible... parece que vas a escupir un pitufo de flema, pero no! no hay nada!!! y vos seguis tosiendo, peleando contra ese pitufo inexistente, hasta que se te llenan los ojos de lágrimas, te duele un lugar indefinido entre el pecho y la espalda, te agitas, te cansas... y, obvio, tratás de inspirar profundo... y otra vez lo mismo!

Bueno, sabiendo esto, ahora imaginen lo que es despertarse a las 6 y media de la mañana (cuando te acostaste a las 3), el día más frío de lo que va del año, con una seguidilla de esa tos que puja por liberar a un pitufo... exacto! PARA LA MIERDA!!!!

Y lo peor del asunto... no tengo ni la más puta idea de dónde está mi broncodilatador de fluticasona, así que le entré al berotec, que está vencido... nada grave, sólo digamos que con el temblequeo de las manos lo único que puedo hacer ahora es hacerme una paja. Pero claro... si me remito al título del post y me hago una paja? la puta madre!

8 comentarios:

Claudia dijo...

Lo de hacerse una paja con el temblequeo de las manos, me parece una manera maravillosamente creativa de superar un momento de mierda.

Pregunta retórica: ¿ Gargamel era asmático ?.

Voy a salir de la cama, pensando en volver a ella lo más pronto posible.

¡Y acompañada de "alguien" que me unte las tostadas!.

H.- dijo...

No es mi lugar preferido por una sencilla razón... soy muy torpe.
Acostado soy más torpe todavía. Comer en la cama puede llegar a resultar en un regadero de migas, salsa o mermelada y en una posible quemadura de 2do grado con el agua del mate o con el té.

Sí es el lugar preferido de mi mujer. Según ella el mejor momento del día es el momento de acostarse de una maldita vez.

Supongo que le darás la razón.
Cojer... se puede cojer en cualquier lado.

besos

erker dijo...

me encanta eso de la paja en la cama, en invierno, con el amorcito durmiendo al lado...te va?

Mina dijo...

Comparto... qué linda sensación... que ganas de ir con ella!!

Natalia Alabel dijo...

Ey, no lo había pensado...mientras dormís podés soñar que cogés, pero mientras cogés no podés dormir...mmmhhh...

Boludearte dijo...

Naty, ese fue mi argumento!!! Y técnicamente, podés dormir mientras cojés (elijo la falta de ortografía para diferenciar coger=agarrar de cojer=garchar), pero no suele ser de buena educación. Y tenés que tener mucha confianza con la persona con la que estés, para que no piense que es una falta de respeto.

Mina, estoy de acuerdo, voy a vaciar la cama y a esperar a que me acompañen.

Erker, la paja en la cama, en invierno (solo o acompañado) debería ser una nueva religión... yo sería super fundamentalista jajaja

H, larga vida a tu mujer!!! decile que si quiere podemos tomarnos unos mates en la cama. Y sí, como cojer, se puede cojer en cualquier lado, pero convengamos que es mucho más comodo en la cama que en la mesa de la cocina.

Clau, vos cebá, que yo tengo la untada perfecta.

lau dijo...

siempre lo dije: AMO mi cama! es el lugar en donde hago todo...
no cambio dormir por NADA...

by the way, soy gay y no se me ocurrió nada a mí, eh? eso significará que tenés mente más lesbiana que yo? xD

saludos!

Pluma dijo...

En cama ajena...se me fueron las penas.
Tengo más sueños pulisiosos que cuando era adolescente.
Es sano , higiénico y muy placentero.
Beso